Mi hijo empezó a comer chucherías a los 22 meses. Hasta entonces sólo había probado algún caramelo, alguna bolsa de gusanitos… Que nunca le compraba yo, porque él era súper feliz comiendo cosas más sanas. Y es que resulta tan difícil que los demás entiendan que «amor» no significa dar chucherías a un niño…

El último informe que ha publicado la Organización Mundial de la Salud constata el alarmante incremento de la obesidad infantil. Según la OMS, la obesidad infantil se ha convertido en uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI.

¿Por qué?

Nuestra forma de alimentarnos ha cambiado, y no para mejor, cada vez comemos más dulces, grasas y nos privamos de las vitaminas y los nutrientes más saludables. Comemos mucha bollería industrial, mucha chuchería, y pocas frutas, verduras y legumbres. Y, si a esto le añadimos que cada vez hacemos menos ejercicio… Pues estamos criando niños sedentarios.piramide-SENC

Riesgos

Uno de los problemas más importantes de la obesidad infantil es la de su riesgo de que se conviertan en adultos obesos, con la consecuente aparición de las enfermedades asociadas a la obesidad.

Un hábito alimentario, la actividad física y un buen estilo de vida es fundamental en la niñez. Con ello estamos formando adultos sanos, previniendo la aparición de enfermedades crónicas relacionadas con la alimentación y con el comportamiento alimentario.

¿Y qué podemos hacer?

Como padres, intentar que nuestros hijos coman mejor, más fruta, verdura, pescado… Menos bollería industrial, dulces, chucherías… Y más ejercicio, menos televisión, más deporte, más actividad física y menos videojuegos.infancia6

Y seguir estas recomendaciones del Ministerio de Sanidad:

  • Enseñarle buenos hábitos alimenticios desde el principio, desde que le introducimos nuevos alimentos.
  • No sobre alimentarle, a veces, sin darnos cuenta, le empachamos.
  • Evitar darle alimentos entre horas, sobretodo si estos son ricos en azúcares y grasas (chuches, bollería, patatas fritas…).
  • Evitar darle o negarle determinados alimentos como premio o castigo.
  • Acostumbrarle al agua como bebida.
  • Proporcionarle una dieta variada en verduras y frutas.
  • Fomentar el ejercicio físico regular.
  • Limitar el tiempo que el niño pasa frente al televisor.
  • Acostumbrar a tu hijo a tomar un buen desayuno.
  • Enseñarle a comer despacio y sin distracciones (evitar la televisión durante las comidas).
  • Enseñarle a comer con moderación y variedad.

Con esto, y mucha paciencia (porque siempre habrá alguien dispuesto a darle una chuchería justo antes de comer), conseguiremos que nuestros niños adquieran un hábito saludable en las comidas.

¡Hasta la próxima! 
Mil gracias por leer El Rincón del Peque .ES 🙂

Pin It on Pinterest

Share This