Para esos días en que no tienes un plan, lo mejor: un poco de naturaleza. En el post de hoy te propongo dos planes para pasar una mañana o una tarde, sin logística, sin tener que recorrer kilómetros… Y lo mejor: los beneficios que tienen. 

Hace un tiempo, en el post Cómo afecta la primavera a los niños te comenté lo importante que son las salidas al aire libre con nuestros hijos, y que muchas veces tenemos muy cerquita sitios maravillosos para ir con ellos, sin necesidad de recorrer kilómetros en coche ni tener que preparar mucha logística (sobre todo cuando son pequeños). Después de dos meses muy intensos y duros, entre la operación de mi padre y el trabajo, por fin este fin de semana hemos disfrutado de dos días de relax al aire libre, y aprovechando que las temperaturas han descendido unos grados, hemos dejado aparcada la piscina para buscar otras fuentes de diversión.

PLAN 1

Vivimos en una zona con río, así que el domingo cogimos la mochila y nos acercamos para dar un paseo y que los niños pudieran ver el río, tirar piedras y respirar un poquito de naturaleza.

Andaron, corrieron y, sobretodo, tiraron piedras al río. Esto fue lo que más les gustó… Si fuera por ellos, todavía seguirían allí tirando piedras. Pasamos una mañana divertidísima 🙂

elrincondelpeque20150809

PLAN 2

Por la tarde, nos fuimos a un campo a pasar la tarde. Preparamos unos bocadillos y marchamos después de merendar. Estaban emocionadísimos.

Tengo la grandísima suerte de que mis dos pequeñines son muy buenos comedores, además, les preparé unos bocadillos de salchichas (que les encantan) con pan blandito (de los de frankfurt) y un zumo de fruta (de esos de bolsita que son bastante naturales -100% fruta, sin conservantes, sin colorantes, etc-. Cena especial para un día especial 😉

Comieron encantados, además, apareció un gato manso al que pudimos dar de comer y contemplaban extasiados. Estuvieron jugando con la tierra (nos habíamos llevado cubos, palas y rastrillos), cogiendo hierba, ramas, piedras, caracoles, bellotas… 

Foto campo

Beneficios de jugar con la tierra

  • Reduce el estrés, aumenta la sensación de bienestar
  • Se potencia el sistema inmunológico, (las bacterias que están en la tierra hacen el efecto de vacunas)
  • Favorece la curisosidad y la conexión con el entorno natural.

Fue una tarde maravillosa. Ahora que mi pequeñín pequeño ya tiene casi 20 meses es un gustazo poder coger la mochila, preparar algo rápido y comer por ahí.

Entorno natural, aire puro, tocan tierra, hierba, ven animales y sobretodo, se empapan de naturaleza 100%. Y nosotros también.

Y lo mejor de todo: llegar a casa ya cenados 😉

Post relacionados: Visitar una granja escuela: 7 beneficios para el niño   Cómo afecta la primavera a los niños   El jardín y los niños: 10 increíbles beneficios en una maceta.

Si te ha gustado, comparte este artículo con tus amig@s, seguro que también les gustará.

Mil gracias por leerme. ¡Hasta la próxima!