Seleccionar página

Que en el siglo XXI tengamos que estar luchando por nuestro derecho a poder conciliar, es grave. Que tengamos que justificar nuestra maternidad, es denigrante. Que tengamos que dar datos de nuestra vida privada cuando nos realizan una entrevista profesional… Vomitivo. Y menuda invasión a nuestra intimidad.

Para una mujer nunca es fácil. No es lo mismo incluso antes de tener novio. Porque en la mayoría de entrevistas de trabajo tienes que responder a la pregunta ¿Tienes novio? (Y a ti que te importa -habría que responder).

Siempre me ha parecido indignante todo esto. Tener que responder cuestiones de tu vida privada en una entrevista de trabajo. Pero con el tema de los hijos ya es demasiado.

Lo peor de todo es que muchos de los entrevistadores son mujeres. Y que muchas mujeres que no tienen ni piensan tener hijos, aprovechan este dato para recalcarlo en sus currículums y en sus entrevistas de trabajo (menuda pedrada para las demás, majas). ¡Me indigna!

Y sí, todo esto está sucediendo. Hoy. En el siglo XXI.

Y luego, cuando tienes a tu pequeñín y tienes la gran suerte de tener un trabajo viene la segunda parte: conciliar.

Conciliar es intentar mantener tu vida profesional y tu vida familiar sin tener que renunciar a nada. Se puede hacer. Con un pequeño gesto por parte del gobierno, empresarios y trabajadores.

El Club de Malasmadres está recogiendo firmas con una petición al Gobierno para que incentive fiscalmente a las empresas en favor de la conciliación laboral.

Nos beneficia a tod@s y es muy sencillo firmar, sólo tienes que acceder al enlace de la imagen.

PGGcWwtuOUHfRhU-800x450-noPad¡Hasta la próxima! Si te ha gustado este post, ayúdame y compártelo… ¡es sólo un click!

Mil gracias por leerme 🙂

 



Pin It on Pinterest

Share This