Perseguir nuestros sueños y no rendirnos hasta conseguir lo que queremos. De eso va este cuento, de eso y del tremendo despiste que tiene el protagonista. Y esa es la realidad, que a veces no vemos las cosas aunque las tengamos delante de nuestras narices… ¡Y sean enormes!

Gracias a Boolino hemos recibido este cuento con el que hemos podido trabajar muchas cosas.

Me gusta comentar y comentar con mis hijos los detalles, las frases, las situaciones… todo es importante, y de todo sacamos algo.

Así que con este cuento hemos podido trabajar las metas a las que queremos llegar, los desafíos y… como no, la importancia de la observación, de prestar atención a todo.

Indudablemente, el cuento cobra magia al llegar en cohete a Marte y ver allí un Marciano.

Es un cuento lleno de ilustraciones maravillosas y detallistas, los niños pueden seguirlo facilmente y tiene poco texto.

Hubiera preferido que estuviera escrito en letra de palo o letra minúscula manuscrita para que sirviera para empezar a leer, pero esa es la única pega que le pongo.

Se trata de un cuento de tapa dura, escrito e ilustrado por Jon Agee.

Tiene 32 páginas y es de la Editorial La Casita Roja.

Es para niños de 3 a 6 años, aunque eso, como digo siempre, es relativo a cada niño y a la interpretación que hagamos de cada cuento.

Especialmente este cuento les ha encantado a mis peques por la temática divertida de ir a otro planeta, del cohete, el astronauta… y a través de ahí hemos ido trabajando todos los conceptos que llenan el cuento.

He querido poner como imagen de portada un dibujo que hizo mi pequeñín mayor sobre el cuento. Sólo tiene 5 años, pero creo que ha plasmado muy bien el resumen del cuento.

 

Si quieres más información sólo tienes que pinchar en este enlace:

¿Conocías este cuento?

¡Gracias por leerme! ¡Hasta la próxima!

 

 

A %d blogueros les gusta esto: