Tenía claro que este año 2018 iba a ir a por todas y a vencer mis miedos. Me marqué esa meta. Y lo estoy cumpliendo.

Empecé el año a cara descubierta en Instagram, venciendo un miedo escénico y abriéndome a la posibilidad de que alguien de mi entorno me reconociera (como así ha sido).

En julio este blog cumplirá cuatro años. Pero mi trayecto ha sido lento, he caminado despacio, con miedo y aprendiendo, siendo autodidacta y equivocándome mucho.

Ahora estoy inmersa en varios proyectos y cambios que quiero realizar en el blog, para mejorar. Estoy perdiendo el miedo, y empiezo a reflejar lo que soy y cómo soy.

 

Viaje a Madrid

Y, aunque me daba mucho miedo, fui al #MbDay18, a Madrid.

Me acompañó una amiga no bloguera. Estaba muy nerviosa, pero también muy emocionada, con muchas ganas de conocer a personas, desvirtualizar y empaparme de todo.

LLegamos a Madrid la tarde anterior.

La verdad es que fue un acierto que Madresfera buscase un hotel que estuviera cerca de la estación, y que el evento se celebrase en el mismo hotel. Fue una comodidad y una tranquilidad enorme, sobretodo para los que venimos de fuera.

Dejamos las maletas en la habitación, y poco después, mi amiga y yo nos fuimos a pasear por Madrid. Quedamos con mi sobrino, que está estudiando allí, se acercó a donde estábamos y pasamos una velada fantástica hablando y luego paseando.

Mi punto de partida, el impulso que refuerza los cambios y proyectos que quiero realizar

 

Pero, entre unas cosas y otras, terminamos echándonos tarde. Y yo ya llevaba varios días durmiendo poco y mal… ¡Y lo bien que dormí en esa cama fantástica! ¡Y de tirón!

 

Sábado, 17 de marzo de 2018

Cuando sonó el despertador me entró miedo. Ducha rápida y bajamos a desayunar. ¿Y quién habrá?

Casi no desayuné porque tenía el estómago cerrado… Y entonces vi entrar a Carlos, de Un papá como Vader. Se sentó en la mesa de al lado. ¿Y ahora qué hago? Saludo, no saludo. Quiero saludarlo, pero igual piensa… y esta tía a qué viene… Al final, lo saludé.

Y fue fantástica su reacción 🙂

En serio, que hablamos poquito porque el momento no daba para más… pero me pareció una persona auténtica. Vi a la misma persona que veo en sus stories, una persona sencilla y cercana. Me dejó una buena sensación.

Y ya con mi amiga nos subimos a la habitación para arreglarnos, cambio de ropa y maquillarnos un poco. Y al salir de allí vi un tumulto de bloggers a mogollón que se estaban abrazando. Reencuentros bonitos, pero a mí me asustó.

Yo estaba nerviosa perdida, menos mal que iba con mi amiga y ella me guiaba, porque casi me meto por el espejo, jajajaja.

Y entonces vino hacia mí Paula, de Amor Desmadre, con una sonrisa enorme y nos dimos un abrazo de los buenos. Teníamos muchas ganas de conocernos personalmente 🙂

Aquí con Paula, de Amor Desmadre

 

Y ese abrazo me tranquilizó, y me di cuenta de que Paula era incluso mejor en persona. ¡Pero qué maravilla!

Y llegaron Ana de Paseos con mamá y Con mi madrina, otras dos bloggers con las que también teníamos muchísimas ganas de conocernos personalmente desde hace mucho tiempo. ¡Pero qué geniales también! 🙂

Y ya empecé a ser yo…

 

Empieza el Madresfera Bloggers Day

Y el evento empezó de una forma que a mí me encantó, Mónica (Madresfera) empezó cantando, y a mí me pareció fantástico, muy suyo, muy de Madresfera, muy natural… y nos hizo reír, y relajarnos, da igual cómo entonase la canción, lo importante para mí fue el gesto, la intención y la letra… Estamos aquí, pensé, y entonces me sentí en casa 🙂

Y empezaron las charlas.

La primera fue a cargo de Pilar Martínez (Maternidad Continuum), Sara Palacios (Mamis y Bebés), y Lourdes Picó (Pintando una mamá) a través de vídeo. Fue una charla amena en la que nos dieron consejos prácticos para organizarnos y optimizar bien el tiempo, desde su experiencia como bloggers.

Después de esta charla, vino Raúl Rodríguez del blog Criando Frikis y responsable de la agencia de marketing online Livire para explicarnos de algo muy importante como es el SEO 🙂

Y después de estas dos charlas, llegó el momento del desayuno y de conocer a más blogs y abrazar mucho.

Aquí con mi amiga Silvia, Paula de Amor Desmadre, y Zana de Mami Futura

 

Conocí personalmente a bloggers a los que sigo mucho, y eso me encantó. Aunque todo tenía un punto extraño… Acercarme a personas que yo conocía porque su imagen es muy visible, y decirles quién era yo. En esta foto un selfie a cuatro, idea de Zana, de Mami Futura, otra persona maravillosa y cercana que me encantó conocer.

No voy a detallarlos a todos porque sería una lista larga y seguramente me dejaría a alguien. Pero sólo quiero apuntar que me llevé mucho cariño y muchos momentos preciosos que guardo en mi corazón, para mí.

Y fueron muchas las personas con las que compartí momentos, abrazos, risas y conversación. Realmente salí de allí muy emocionada.

Sí quiero hacer una mención especial a Vanesa, de ¿Y de verdad tienes 3? 

Porque me hizo mucha ilusión conocerla, y porque me emocionó que conociera mi blog  Mis Pies Zambos, el blog que me toca directamente el corazón.

Me acerqué a ella porque era una de esas personas que tenía que saludar, a pesar de mi vergüenza, y es que la admiro muchísimo por toda la labor que está haciendo por dar visibilidad e integrar el autismo en la sociedad.

Y después de conocerla, la admiro mucho más.

 

Emociones y abrazos, y mucho amor

Aquí mi rinconcito especial 🙂

 

Y al volver a casa creé este rinconcito especial con las pocas fotos que me hice (porque no se me ocurrió hacerme más), con el imán de la Mamarazzi,  a quien también conocí y me pareció un lujazo de persona… ¡Pero qué increíble es esta mujer!

Me faltó mucha gente por conocer y por acercarme, pero es que también me faltó tiempo. Y reconozco que hubo gente a la que no me acerqué a hablar porque me dio vergüenza, y otros con los que hubiera hablado más… Pero realmente estoy muy contenta con esta primera toma de contacto con la blogosfera real, con esta desvirtualización.

Fue todo tan intenso que estuve sobrepasada de la emoción.

Una emoción que me embargó durante el resto del fin de semana, y que me dejó agotada… Pero feliz, muy feliz, y con mucha energía, con más ganas de hacer cosas, y con el convencimiento de que todos mis proyectos y planteamientos van por donde tienen que ir.

Y con muchos sentimientos bonitos. Eso es lo que me llevo… el cariño que me demostraron, la acogida que tuve y estrechar lazos con personas maravillosas.

Después de comer vinieron dos charlas a cargo de la abogada Ana Spínola y la psicóloga Ana Saroque hablaron sobre el odio en las redes, sobre cómo afrontar determinadas situaciones feas, tanto emocionalmente como legalmente.

Y tomé nota: cuando alguien quiere boicotearte o hacerlo con un amigo… lo mejor es no hacer nada, no responder siquiera. Así no lo alimentas.

Y la última charla fue a cargo de Patricia Tablado, de Community Madre, que fue realmente apoteósica y magistral… con muchísimo sentido del humor nos enseñó un montón. Yo ya la seguía, pero desde entonces soy muchísimo más fan de ella 🙂

 

Entrega de Premios y Vuelta a casa

Y la última parte fue destinada a la entrega de premios.

Fue emotiva y me alegré por todos, aunque especialmente por los blogs a los que sigo.

Y terminó. Y ahí me despedí de todos los que pude y marché hacia la estación de tren… volvimos a casa.

Yo feliz y renovada, con muchas ganas de hacer cosas y más ganas de volver a Madrid, de ir a eventos y seguir conociendo gente y estrechando lazos… Me pareció maravilloso el Madresfera Bloggers Day, pero más que por lo que aprendí, por la calidad humana de la gente que conocí.

Y así viví yo el evento…

Mil besos,