Seleccionar página

Abrazos, gritos de felicidad, más abrazos y sonrisas abiertas. Personas. Personas en el mismo camino.

No pensé yo que me iba a costar tanto escribir esta crónica, pero sí. Es difícil cuando todavía, una semana después, tengo las emociones alborotadas y aún no he asimilado todo lo que viví la semana anterior. Y creo que ni siquiera el último año, o los últimos siete años.

En el post Aprendiendo a vivir, reflexión desde Madrid te expliqué en qué momento me encuentro ahora mismo y cómo fue mi llegada a Madrid. El resto lo dejé para hoy.

Y si algo define este post es la instensidad de sus momentos.

Fue un fin de semana completo, y cómo lo disfruté.

Lo viví tan intensamente que no hice fotos, sólo unas pocas que compartí en stories. El resto… nada. He ido pidiendo fotos a las personas que compartieron momentos conmigo y se acordaron de hacer una pausa para tomarnos una foto.

Este año pisé Madrid con más fuerza. 

Un año desde mi primer evento blogger y un año de muchísimo cambio personal, de estrechamiento de lazos con tantas personas… y con menos miedos.

Esta foto la hice el año pasado, la tarde de antes del MBDay

Así que llegué a Madrid sola, muy feliz y sintiendo por primera vez pasos de libertad.

Pero hoy me voy a centrar en el MBday, que empezaba a las 10 de la mañana del sábado, pero antes… antes ya estábamos ahí abrazándonos y dando esos gritos de amor que sólo nosotros entendemos.

Ha pasado una semana desde que empecé a escribir este post, y me cuesta muchísimo por la carga emocional que supone… Así que he decidido darle otro giro y voy a hablar sólo de lo que yo viví, sin nombrar a todas las personas maravillosas que me acompañaron y con las que compartí momentos. Vosotros sabéis quienes sois.

El MBDay es inexplicable, no se puede narrar para que de verdad se entienda, hay que vivirlo, hay que sentirlo.

Y si el año pasado fue impresionante, este año me desbordó…

Y hoy, dos semanas después, empiezo a recuperarme emocionalmente. Es difícil de explicar.

Son muchos los abrazos pendientes, las personas a las que quieres conocer, y las personas con las que quieres estar más. Y eso te desborda. Pero te desborda para bien.

Y allí estaba yo, recogiendo mi acreditación con Paula, con los nervios revoloteándome  por el estómago y esperando todos esos abrazos.

Este es el instante en el que Sonia Sánchez me entrega la acreditación, después del abrazo, fue maravilloso conocerla por fin 🙂

Momento especial con Sonia Sánchez (Madresfera) y Paula (Amor Desmadre) Foto de Madresfera

Y si el año pasado me sorprendió la respuesta de la gente al presentarme (a los pocos a los que me atreví), este me ha sorprendido que me conocieran, que hubiera gente que viniera a mí sabiendo quién soy, buscándome. Y lo arropada que estuve todo el día.

Primero me desbordó la alegría y luego los nervios por la firma del cuento Cuento La fuerza de mis pies: superación, aprendizaje de vida y amor

Y es que sí, este año estaba ahí yo firmando… a un lado estaban Carlos y Cristina firmando su Cría como puedas, y al otro Lucy de Chibimundo firmando Elijo el arcoiris. Mejor arropada no podía estar 🙂

Aquí firmando nuestros libros – Foto de Paula (Amor Desmadre)

Pero vuelvo al principio, que ya me he desviado de tema.

El evento empezó con unas bolsas repletas de regalos esperándonos en nuestros asientos. Y oye, este año han sido la repanocha… ¡¡Qué maravilla!!

Estos son todos los obsequios que nos dieron las marcas y Madresfera

Me emocioné cuando vi el libro de La madre que nos parió de Cristina Quiles. En serio, me emocioné tanto que corrí a abrazarla. Sí, así de loca fan estuve yo la primera parte del mbday 🙂

Y todo empezó con un vídeo de bienvenida maravilloso… Y empezaron las ponencias, y sorpresas, y risas… De todo.

Aprendí mucho, la verdad, porque cada ponencia me enseñaba algo, o me mostraba algo que aunque sé no he realizado todavía… Cambios, aquí la cosa va de cambios.

Te las recomiendo todas, y puedes verlas desde la web de Madresfera 🙂

Menudo barullo de emociones y vivencias este año, no me extraña que me haya dejado para abajo, o del revés… Aprendí con cada ponencia, llevando cada cosa que decían a mis blogs, me reí a carcajada con las sorpresas, los guiños… Me puse nerviosa (muy muy nerviosa) en cuanto vi mi imagen en la pantalla para la firma del cuento. Me emocioné muchísimo con los premios (vamos, que los viví entre lágrimas), abracé mucho, me reí, bailé, canté… Todo eso en un intenso día.

Un momento cualquiera del día. Riendo.

Un día maravilloso del que me llevo muchísimo más de lo que he podido escribir aquí.

Y sólo me queda dar las GRACIAS enorme a Madresfera, a todo el equipazo por el enorme trabajo que realizan siempre, pero especialmente en este evento. Es maravilloso y se nota todo el esfuerzo y el amor en crear algo así de bonito.

¿Y me voy a despedir así, sin más?

No, qué va… no puedo escribir una crónica del MBDay sin nombrar a Paula de Amor Desmadre.

Si el año pasado esperábamos al MBDay para conocernos personalmente y abrazarnos, en nuestro primer evento, este año volvíamos a compartir la maravillosa intensidad del día, las risas, los nervios, la emoción… pero de otra manera. Después de un año intenso en el que ambas hemos crecido y nos hemos apoyado mutuamente.

Ella fue como finalista. El año pasado escribió en su blog que volvería como finalista y lo hizo. Y este año, al terminar, dijimos que el próximo MBDay volveríamos como ganadoras. Las dos.

Así que yo lo escribo. El próximo año volveré al MBDay como GANADORA. Que por mí no sea 🙂

Aquí con Noe (Cuando duermen los niños), Yaiza (Peluchín y sus papis), Ceci (Reiniciacc) y Paula (Amor Desmadre) – Foto de Noe

Aquí con Vanesa (Y de verdad tienes tres) y Itzel (Cachito a cachito) -Foto de Itzel

Y termino con un GRACIAS muy grande para todos los que estuvisteis y estáis conmigo, desde el corazón.

Pero necesito nombrar a dos personas que estuvieron muy pendientes de mí ese mediodía antes de la firma, que me abrazaron muy fuerte, me sujetaron y arroparon en mis nervios y en mi emoción (incluyendo viajes para aquí y viajes para allá): Yaiza de Peluchín y sus papis y Ceci de Reiniciacc.  ¡Gracias, chicas!

Y lo mejor de todo es terminar el MBDay y aunque estés muerta de sueño y cansadísima hasta el más allá… compartir una deliciosa cena entre risas con amigos 🙂

Aquí con ellos: Sem (Y yo con estas barbas), Bego (Una mamá sin colon pero con crohn), JM (La parejita de golpe), Sandra (La Mamarazzi), Ceci (Reiniciacc), Yaiza (Peluchín y sus papis), Noe (Cuando duermen los niños), Sunne (Nación Podcast), Nanoc, Eli (Poulain Cocó), Zora (Conciliando por la vida), Carlos (Un papá como vader) -Foto de Sandra

*Gracias a Paula, Noe, Itzel y Sandra por hacer estas fotos tan bonitas 🙂

En serio, volví de Madrid muy llena de amor y de sensaciones maravillosas… También con un sentimiento de que me faltó mucho tiempo y serenidad para abrazar a más gente, hablar más y conocer a más personas. Pero volví con la certeza de haber estado muy bien acompañada por amigos. Buenos amigos.

Lo grande de este evento no es el evento en sí, sino la grandeza de la comunidad que lo forma. Y ahora sí me despido repitiendo GRACIAS, MADRESFERA 🙂

Y así fue… Mil gracias por leerme y por estar ahí 🙂

Pin It on Pinterest

Share This